Powered by Wpexplored.com

Origen de la Yerba Mate

Ilex_paraguariensis

Partes de la planta de Yerba Mate

La yerba mate, o Ilex paraguariensis (tal es su nombre científico), tiene su hábitat natural en el sur de Paraguay, sudoeste de Brasil y noreste de Argentina, más precisamente, en la provincia de Misiones (que representa el 90% del total producido) y el norte de la provincia de Corrientes.

Sus orígenes se pierden en los tiempos remotos. Alimento básico de los guaraníes, era conocida por éstos como caa-mate (el términocaa significa en guaraní “planta o hierba”, mientras que el vocablo mate, proviene de la palabra quechua mati, con la cual se designaba a la calabacilla que los aborígenes empleaban para beber la infusión.

Acerca de su cultivo

La Ilex paraguariensis es un árbol que, en estado salvaje, llega a alcanzar 15 metros de altura. El tronco –de hasta 3 decímetros de diámetro– es recto y cilíndrico y está recubierto por una fina corteza pardogrisácea y acanalada. Las ramas, que brotan del tallo en un ángulo de 90 grados, poseen una copa apicada. Las hojas, de aproximadamente 11 centímetros de largo y 5 de ancho, son de color verde oscuro, con nervaduras amarillentas muy marcadas.

El cultivo de la yerba mate requiere hábitats que posean temperaturas tropicales o subtropicales (con una media de 20º C) y una alta humedad ambiente, con precipitaciones anuales que ronden los 1.500 mm. anuales, y que, sobre todo, estén presentes en época de floración. En cuanto al suelo, éste debe ser ligeramente ácido, arenoso-arcilloso y de textura fina o media, con altos niveles de ácido fosfórico, potasio y hierro, resultando idóneos los terrenos bajos, con buen drenaje y que admitan una radicación profunda.

Plantación de Yerba Mate en la localidad de Andresito

Plantación de Yerba Mate en la localidad de Andresito

En la Argentina, los primeros cultivos de yerba mate fueron introducidos por los jesuitas en el siglo XVII. Tras la expulsión de éstos en 1769 por la Corona española, los yerbatales fueron abandonados, perdiéndose, prácticamente, la tradición de su cultivo. Recién en 1903 se realizó la primera plantación racional y de importancia en San Ignacio, Misiones, justamente donde se encuentran ubicadas las célebres ruinas jesuíticas. Con el transcurso de los años, las técnicas aplicadas al cultivo y la poda fueron perfeccionándose, optimizándose así el rendimiento de las plantaciones. Actualmente, con unas 200.000 (*) hectáreas cultivadas, Argentina es el primer productor mundial de yerba mate, seguida por Brasil y Paraguay.